Nuevos desafíos

Hace un tiempo atrás,
me hubiera negado a
desafíos como el que me trajo Moni.
Un escritorio bajo, como de chicos,
con la tapa en declive y listones de madera
en la parte de atrás.
-Interesante…hubiera dicho entonces,
pero no muy vendible.
y lo hubiera dejado pasar
por que el tema desarmar y armar me daba
un poquito de “cosa”
Últimamente, sin embrago,
me estoy animando a la “carpintería”
y como lo único que me separaba de una mesa con mucho potencial
era ése triángulo que se ve en la foto,
le puse ganas …
y herramientas….
Una vez separadas con cuidado las partes,
pude extraer el triángulo que elevaba la parte trasera de la tapa…
Qué lo hacía interesante y digno de un cambio a éste mueble?
El contenedor que venía incorporado en la tapa
que debió ser re ubicado para poder ser aprovechado…
Cola,
clavos,
masilla para madera…
Lija,
mucha lija…
y pintura blanca…

Un poquito de desgastes para acompañar su estilo rústico

y un mensaje buena onda.
Hello Sunshine.
Un par de fotos más antes que se la lleven a su nuevo hogar.
Se que la clienta que la compró la va a cuidar
y disfrutar tanto como yo lo hice
aunque solo fuera por un ratito
lo suficientemente largo para la producción fotográfica.
Está bueno animarse a desafíos nuevos,
nunca sabemos lo que podemos lograr!
El mío fué la carpintería,
el tuyo cuál es?…