Mi favorito

Este verano tiene todos los ingredientes necesarios
que un verano que se digne de tal
debe tener:
altas temperaturas
mucha humedad
varias zambullidas diarias en la pileta 
muchas ganas de una escapada a alguna playa
muchas ganas de repasar por qué
el estilo cottage es definitivamente mi favorito de siempre.
Por qué?
Te cuento…
1- La libertad con que se disfruta
Muebles vintage y antiguos con marcas e imperfecciones
son perfectos y fundamentales.
Nada delicado que requiera cuidado
especialmente si hay niños en la casa.
Pisos que aguanten carreras de camiones,
pies arenados,
triciclos y por que no patines?
Sofás enfundados con Panamá blanco
que resisten lavados caseros y hasta un toque de lavandina
para verse siempre limpios y frescos.
2-  La paleta pastel que lo define:
Colores livianos que nos remiten inmediatamente a nuestra playa favorita.
Aquas
Turquesas
Verdes oceánicos
Blanco, por supuesto
todos los tonos arenados
con toques de vibrantes rojos y amarillos

-El factor sorpresa que otorga:
Elementos náuticos,
colecciones,
flora y fauna marina,
todas cosas que evocan los momentos vividos junto al mar

y luz, 
mucha luz natural!
filtrándose por cada ventana
haciéndonos sentir 
que la vida ocurre ahi afuera
y que debemos salir a vivirla!

No me digas que no te dieron ganas
de ponerte el traje de baño
y bajar a la playa…
“Después de una visita a la playa
es difícil creer que vivimos en un mundo material”
~Pam Shaw~
Créditos:
todas las fotografías del post de hoy de
Coastal Living Magazine