Paseo matinal

Hoy Lunes, a diferencia de ayer,
hay una brisita mañanera que nos permite respirar un poco
y me invita a salir a recorrer calles lindas
aunque más no sea con la magia de la memoria…
Portugal estuvo siempre en nuestra lista de lugares a visitar
y cuando finalmente lo hicimos,
no nos defraudó.
Tratada por muchos como la hermanastra olvidada de Europa
e inexplicablemente obviada por compañías turísticas,
es una joyita detenida en el tiempo
con gente amable,
cocina espectacular 
y vistas maravillosas.

Desde su capital, un tren en la estación de Santa Apolonia (Lisboa)
nos lleva a Campinha, la estación de Oporto,
ciudad nombrada por la Unesco en 1996 como Patrimonio Histórico…

Una vista rápida por éste lugar mágico
nos permite entender por qué fué ésta ciudad
la que inspiró a J. K. Rowling a escribir Harry Porter.
Asi lucen los estudiantes del último año de la Universidad de Portugal:
traje y capa negra a pesar del calor
y a pesar de no ser obligatorio.
-Puro orgullo, nos dijeron….
 Perderse por las callecitas de Oporto es un placer indescriptible,
hay una sorpresa esperando en cada esquina…

y una de las callecitas más lindas que encontré fué
 la Rua das Flores

 y allí una tienda

Una mercería,
donde los hilos, los botones, las agujas,
dejan de ser objetos diarios
y  gracias al buen gusto y al arte del display,
se convierten en objetos deco dignos de adoración…

Hay mucho, mucho para ver y disfrutar en Portugal
y ojalá pudiera mostrar y comentar todo lo que vivimos  en ésos días
pero es imposible…
por que las cosas que más nos marcan
y llenan el alma de emoción
son aquellas más difíciles, a veces,
de poner en palabras.

Ahora si,
con ésta brisa mañanera que me llega desde el balcón,
es hora de descansar un rato
y planear nuestra próxima salida….

o de volver a la realidad
y comenzar la semana…
lo que resulte más fácil!
“Conocí mucha gente en Europa.
Hasta me encontré a mi mismo”
~James Baldwin~