Plan B

Cuando uno visita tiendas de segunda mano,
mercaditos,
ferias
y todos esos lugares donde
SeNosVanLosOjosYElCorazón
hay que hacerlo con la mente abierta a las posibilidades.

Es muy difícil comprar en ésos lugares con un “foto” mental
de lo que querríamos conseguir.

Podemos entrar queriendo
UnaMesitaRectangularAsiDeAltaConLasPatitasCurvasYCajoncito
y salir con
UnPostigoDeMaderaDivinoParaConvertirEnMacetero

O sea…
hay que tener la mente abierta…

…hay que estar dispuesta a dejarse sorprender.

Hay que estar dispuesta a hacer cambios,
ajustar medidas,
serruchar,
pegar,
clavar,
lijar
y
cambiar colores,
entre otras cosas.

Hay que tener un Plan B.
Hay que dejarse llevar y permitirle a aquello que encontramos
transformarse en aquello que necesitamos o queremos.

Yo personalmente sigo solo una regla
cuando voy de shopping a esta clase de lugares:
si me gusta mucho, no puedo vivir sin él
y lo puedo pagar:
lo compro.

No pienso en el lugar,
las medidas,
el lugar o el estilo.
Por que si algo me gusta,
se que lo puedo hacer funcionar.
Si no me dejara llevar por ésta regla,
la escalera gigante, doble, muy difícil de vender por su tamaño,
nunca se hubiera convertido en una escalera 
de una medida mucho más útil para ser usada en la deco hogareña…
Y ésto es solo una parte…
quedó mucha más escalera para reciclar!