Botánicos

 En un principio, allá lejos y hace tiempo,
 el arte y la estética no eran la finalidad
de las imágenes botánicas.
La razón de su aparición en libros y enciclopedias
fué la  exactitud científica.

Las flores han sido tema de miles de artistas
en cada época y en cada estilo
desde Monet hasta O’Keefe,
pero en el arte como tal, la fidelidad no es necesaria
y permite  captar la mirada del artista de cualquier forma
en que ésta se presente..
Para lograr una exactitud realística
es necesario un talentoso pintor botánico.

Esa exactitud en representar plantas
nació de la necesidad de identificar y calificar sobre todo
aquellas  con propiedades medicinales.
Fué durante los siglos XVIII y XIX
que alcanzaron su auge los libros con imágenes dedicadas
a la ciencia y el estudio.

Imágenes claras,
detalladas,
colores reales,
a veces numeradas
y siempre con el nombre de cada especie

son algunas de las características de éstas láminas.

Hoy en día, 
las ilustraciones botánicas originales son coleccionables
que en algunos casos alcanzan cifras siderales.
Las reproducciones son más que apreciadas en el mundo del diseño
y a mi me encantan!

Otorgan un aire muy vintage,
muy melancólico y conviven bien en muchos ambientes
y con varios estilos.

Yo decidí presentar las mías con marcos pintados en colores contrastantes,
sin vidrios,
para darles un aire menos serio
y brindarles la oportunidad de verse un poco más jóvenes
y actuales…
Las láminas botánicas hacen un revival en el mundo del diseño,
aunque para ser sinceros,
nunca se alejaron mucho de él…

 Se te cruzó ya alguna lámina botánica?

Si se te cruza,
no la dejes escapar!