Inspiración

Ayer a la mañana anduve de viaje.
Subí al vuelo de los recuerdos
y aterricé en Carcassonne, sur de Francia,
justo a tiempo para revivir la experiencia de pasear
por la Ciudad Medieval, 
ubicada a solo unos pocos metros de la casa de Marie,
donde nos alojamos el último Octubre…

Allí, 
tras sus muros con siglos de historia…
…un pequeño local especializado 
en la venta de quesos que se merece la suya propia…
La simpleza de éste lugar
y la cotidianeidad de los objetos elegidos para su ambientación
me dejaron con ganas de más…

…por éso tuve que volver,
aunque más no fuera con la memoria…

a recrearme los sentidos 
con los grises perfectos,
con la nobleza de la madera natural…

…a disfrutar de
los aluminios que ubicados estratégicamente se vuelven cálidos
y de la luz que se cuela por cada ranura
y cada ventana…

Volví a disfrutar de ése lugar
y de los sabores
y de los perfumes…
Y cuando volví a la mesa de trabajo,
me traje un poco de todo eso conmigo.

Nunca se sabe cuando llega la inspiración,
no sabemos donde se esconde 
y cómo dejarla sorprendernos
pero cuando llega…
es siempre bienvenida!