Otra vuelta de vida

Sillas antiguas en excelente estado son difíciles de conseguir.
En excelente estado me refiero a  que están firmes,
con los respaldos en buenas condiciones,
que pueden soportar peso sin sacudirse de un lado a otro…
todo lo demás se puede solucionar…
La pintura que a la dueña no le gusta por ejemplo…

…o la tela del asiento que ha visto tiempo mejores
y que desesperadamente pide  
-Cambio!
…la misma tela que antes de retirarse para siempre
servirá de molde para la nueva…
Como la tela elegida es arpillera y la trama es abierta,
corto un poco mas grande que el molde
para tener lugar para hacer un dobladillo
antes de doblarlo y sujetarlo con grampas en la parte de abajo

…bien tirante,
de un lado y de otro…

Pequeños pliegues en las esquinas frontales
y tachas para tapicería…

Una vez seca la pintura nueva,
el decapado es mucho mas sutil.
mi trabajo no es esconder la belleza de los detalles sino destacarlos,
dejarlos que asomen tímidamente
permitiendo que la madera oscura original  se luzca…

Estoy segura que las letras y números que le estampe en el asiento
no pasaron desapercibidos en la foto anterior…
El secreto para que la pintura no se “escape” por debajo del stencil
y te deje bordes corridos y diseños desprolijos?
Un pincel muy seco.
Descarga la pintura sobre un papel
hasta lograr que el pincel parezca casi seco.
Al pasarlo por encima de la tela, se debe ver casi como un sombreado,
casi casi como que no estuvieras pintando…
Stencil perfecto!

Cuando la mesa de trabajo es visitada
por sillas antiguas en perfecto estado,
es todo un placer renovarlas y actualizarlas…

es re lindo prepararlas para otra vuelta de vida!