A celebrar!

Cuando una clienta me dice:
-“Quiero un look femenino y vintage”
yo cierro los ojos y digo yes!
porque aun con los ojos cerrados se lo que vendrá…
y lo que viene es lindo, muy lindo!
(también es mucho, así que preparate…)
El cumple de 15 de Dolo se celebró en la quinta Los Cipreses, en Burzaco.
un lugar hermoso y super cuidado con atención realmente esmerada.
Hacia allá nos dirigimos Maru de Felizza Anunciatta y yo
 muy temprano en la mañana el domingo pasado
con dos autos cargados de props que nos ayudaron a
vestir y decorar el lugar tal cual Dolo y su mama, Andrea,
lo habían soñado.
Veni, que te hago un tour antes que lleguen los invitados
y te muestro un poco de lo mucho que hicimos
para esta ambientación…

Esta flecha, que indicaba la entrada al evento
y que parece ser de madera y arpillera,
es toda de papel.
Un diseño de mi hijo Mathias Cavaglieri
y parte de su colección de Party Imprimibles que ya te mostraré en detalle
en otro post…

La idea fue crear varios rincones desparramados por el lugar,
Rincones que vistieran,
que alegraran y que crearan un ambiente relajado.
La inspiración fue el  “Gaucho Chic”:
una mezcla de elementos rústicos que no desentonaran
 con el ambiente definitivamente gauchesco del lugar
(los mozos estaban vestidos con bombachas gauchescas
y el menú fue el sublime Asado Criollo)
pero sin perder la femineidad de una fiesta de 15.
Para ello usamos cajones de madera y de metal,
marcos,
frascos,
valijas antiguas,
mucha arpillera,
libros antiguos,
flores simples,
maderas recicladas…
El sol se hizo presente ese día y el inmaculado jardín
se pudo lucir a pleno!

También usamos lámparas chinas de papel blanco
para suavizar e iluminar un poco toda la madera presente…
En la dirección opuesta y camino al salón donde se sirvió el almuerzo,
los invitados se encontraron con más cosas lindas para admirar…
Una mesa con piezas de vajilla antigua,
fotos de la familia que la misma Dolores eligió
y los macaroons con que agasajó a cada invitado
a modo de souvenir…

Muchos de los frascos y las botellas que usamos
fueron personalizados con más de los Party Imprimibles,
esta vez con la inicial de la agasajada…
Cientos de mariposas se posaron en cada mesa….
y porque no nos guardamos nada cuando ambientamos,
pusimos hasta una jaula antigua… 

El cartel que ya les mostré, colgaba sobre la puerta del salón…
y una vez adentro,
este era el ambiente:
Mesas vestidas de impecable blanco,
donde la sencillez  y el “menos es más” fueron el mantra a seguir…
Como en toda buena celebración inolvidable,
el baile iba a ser feroz!
asi que los invitados necesitaban un lugar de relax donde descansar,
y donde las mamás pudieran atender a los bebes presentes…
Camastros y rincones tenuemente iluminados por velas  crearon un clima más intimo…

 

Como te imaginás,
todo esto lleva mucho tiempo organizar, planear y armar
y es imposible hacerlo sola.
Como yo solo me rodeo de las mejores,
acá se las muestro:
A la derecha, Maru  y a la izquierda Vale,
quienes hicieron que todo esto saliera perfecto
tal cual lo habíamos anticipado…
Yo vivo estos trabajos con mucho stress y mucha responsabilidad
porque no hay una segunda oportunidad de hacerlo bien.
Es ese día, ese momento…
no se repite…
y tiene que ser inolvidable,,,

El esfuerzo siempre vale la pena y ahora que veo las fotos
y revivo el momento,
es mi tiempo de celebrar…
Abran el champagne,
suban la música que quiero bailar de felicidad!