Mi regalo de Navidad

La época de Fiestas y Fin de Año puede ser una locura.
.Eventos.
Reuniones.
Fin de Clases.
Graduaciones.
La necesidad de cumplir con la lista de regalos.
Preparar la casa, el menú y los ánimos!
Y ni hablar de los
adonde vamos este año?
con tu familia otra vez?
y el indefectible
cuánto cuesta????
Visto desde afuera y muy fríamente,
las Fiestas distan mucho de las imágenes de
Noche de Paz y Jingle Bells con las que crecemos.
Y en muchos casos,
si leemos las crecientes estadísticas de la gente que decide 
no reunirse con nadie y
pasarla en soledad,
las fiestas para muchos son cualquier cosa menos
Fiestas.
En que momento hicimos que las cosas cambiaran?

Yo no recuerdo a mi mamá 
(ni a las mamás de los otros)
enloquecida en el shopping
o a mi papá
 (o a los papás de los otros)
rogando que Papa Noel no le rompiera el presupuesto del año.
…y sin embargo, las Navidades eran hermosas
y el Fin de Año una fecha de celebración y esperanza renovada.

Las Fiestas no eran una maratón enloquecedora 
y los días no tenían colores:
el Viernes no era Black Friday
y el Lunes no era Red Sale
y sin embargo los chicos eran felices igual.
Los chicos abrían sus regalos con ilusión
porque los regalos llegaban justamente en estas fechas y en el cumpleaños…
no todo el tiempo.
Yo se que no todas las épocas pasadas eran mejores,
pero algunas cosas no me digan que no nos dan un poco de nostalgia…
por eso es que si un Sábado en medio del caos Navideño
mis hijos nos invitan a pasar la tarde paseando y charlando
yo tardo menos en dejar todo de lado,
prepararme y salir
que lo que me lleva decir
EduQueComemosEnNochebuena?

Los hijos crecen y nos sorprenden
y ahora que están grandes nos hacen el mejor regalo que nos pueden hacer:
el tiempo compartido.
y la oportunidad de ver la vida a través de sus miradas…

Para mi,
ya llegó la Navidad y Papa Noel me trajo todo lo que necesitaba. 
“En la Navidad, todos los caminos conducen al Hogar”
~Marjorie Holmes~