Asi lo hago yo…

A veces, aún las técnicas más sencillas, tienen secretitos a seguir
para que el resultado sea el esperado.
El stencil es una de esas.
Para compartite mis tips para que te quede perfecto
hoy elegí ésta mini mesita que estaba “enterrada” en el taller
debajo de una pila de recortes de maderas.

Antes del lijado más que necesario tuve que que reparar un par de esquinas
con masilla para madera…

Colar y reparar una pata que se salía

y cubrir toda la tapa con una capa muy fina de enduído para
poder emparejar la madera muy maltratada,
(pero de eso no tengo foto).
Una vez que todo ésto estaba solucionado, la pinté de blanco
y recién en ése momento me dediqué a lo que nos atañe hoy:
como hacer que no se nos “corra” la pintura por debajo de la plantilla
cuando aplicamos la técnica de stencil.
Hay pinturas en crema , especiales para stencil,
justamente para evitarlo pero 
yo uso siempre acrílicos o esmaltes al agua que son los
que siempre tengo a mano.
El secreto está en dejar orear la pintura por por lo menos
30 minutos antes de usarla.
Eso hace que la pintura pierda humedad y no sea tan líquida.
Yo hoy estreno mis pinceles de stencil nuevos,
unas brochas de Martha Stewart que me encantan
(como todo lo que hace la diosa de Martha!!)
Se carga el pincel apenas con la pintura ya oreada,
se descarga sobre un papel,
y cuando la brocha está casi seca se pinta por fin
con movimientos circulares como lo muestra el video:

Se debe ver como que casi no está pintado.
Apenas una sombra,
porque al retirar la plantilla creanme que se va a notar…

Siempre hay tiempo para volver a repetir el proceso
y lograr un diseño mucho más oscuro.

Como en todo trabajo de pintura
varias manos finitas son mucho mejor que una gruesa.

Líneas impecables.

Nada de pintura corrida.
El secreto está en dejar secar la pintura por lo menos unos 30 minutos
y aplicarla con el pincel casi casi seco!

Un cambio rápido para una mesita que merecía lucirse un poco más.

Ahora te toca a vos.
Practicalo y me contás.