Viva Las Vegas

Dicen que
“Lo que pasa en Vegas queda en Vegas”
pero es imposible visitar ésta ciudad y no contar todo…
(o mucho, aunque no todo!)
de lo que allí uno vive.
Como se imaginarán Las Vegas, la Ciudad del Pecado,
como se la ha re bautizado ,
tiene sus fans y sus opositores.
No tiene nada viejo,
ni reciclado,
ni hecho a mano,
por lo que seguramente te llamará la atención
que a mi me parezca siempre divertido pasar 2 o 3 días allí,
pero ésa es la verdad.
Yo siempre estoy dispuesta a visitarla cuando se presenta
la oportunidad porque Las Vegas es como Disneyland…
pero para grandes!
Vegas sorprende, excita y apabulla…
lo que Vegas no hace es dejarte indiferente.
Es la prueba que cuando hay  mucho dinero e imaginación,
todo es posible.
Querés Roma?
Te construye Roma…
y de paso te da callecitas 
en las que el cielo cambia de color imitando el pasaje del tiempo,
y te pone estatuas que parecen de mármol
pero que en realidad se mueven y hacen un show gratis 
para todos los que pasan por allí…

Y si te gusta Italia,
de paso te da Venecia…
y te pone  las góndola asi no te cansas 
porque hay mucho para ver…

…sobre todo de noche, 
que es cuando la ciudad cobra vida:

No por nada es el punto  más iluminado del planeta.
En Las Vegas están 17 de los hoteles más grandes del mundo,
la ciudad recibe 44 millones de turistas al año
y es el destino de más de 22000 convenciones por año.
En Vegas todo es extraordinario…
las fuentes…
las tiendas…

…las vidrieras…

y obviamente las ambientaciones…

Las Vegas se reinventa constantemente.
En los últimos años los hoteles revolucionaron la industria gastronómica
y hoy es el paraíso para cualquier “foodie”.
Famosos chefs del mundo entero tienen restaurants en Las Vegas,
y la oferta es increíble:
desde el clásico combo de hamburguesa con fritas y coca
hasta los platos más delicados y finamente elaborados…
servidos todos en ambientes increíbles:

 Como ves,
es un ataque constante a los sentidos
por lo que,
para aquellos que no tomamos o jugamos en el casino,
dos o tres días son más que suficientes.
Las Vegas te traga, te mastica, y te escupe sin piedad
depués de éso…
por eso que las locuras hay que hacerlas rápido.
Por suerte Elvis Presley atiende las 24 horas…

en caso que tu hija  decida casarse…

 Ves?
Algunas cosas que pasan en Vegas,
no se quedan en Vegas…
porque el amor hay que gritarlo a los cuatro vientos…

Viva Las Vegas!