Finde Frugal 165

La mesa baja en el living room estuvo robando cámara
por unos cuantos mess,
a pesar de no haber estado terminada.
Seguramente la viste en algún post:
Mis prejuicios me ganaron y yo la definí como:
“rara”, el día que llegó.
Un marco de madera muy económica
al que alguien rodeó de espejos:

…patas de metal negro,
elegidas me imagino,
 porque son muy fáciles de colocar…

y lo que más me molestaba:
una tapa de chapadur blanco que no sumaba nada de nada,
al contrario, restaba y mucho.
Estamos en condiciones de asegurar,
diría el de las noticias,
que el que la construyó hice un rejunte con lo que tenía en casa.

 Por suerte, el chapadur estaba colocado solo con unos tornillos por abajo
(lo que explicaba que no resistiera peso sin doblarse!)
que fueron super fáciles de sacar.
Por suerte también, hoy fué feriado y
yo tuve un rato para vencer prejuicios y
finalmente terminar con mi pesadilla  darle un look más sofisticado.

El chapadur que retiré me sirvió de modelo
para cortar la madera nueva.
Una vez que definí el centro de la pieza que reemplazaría el chapadur,
usando uno de mis stenciels nuevos
(ya les contaré mucho más sobre ésto!)
y pintura color cobre, diseñé toda la tapa nueva…

En menos de media hora tenía toda la superficie pintada.
Antes de colocarla le dí una mano de pintura negra en aerosol a las patas
para renovarlas un poco y que lucieran mejor
y pinté el marco interior, ese de madera muy económica,
con  blanco.
Pero para qué contar tanto
si podemos verla!

Pensé varias veces en pintar la mitad de las patas en cobre,
pero a veces hay que saber donde parar
y como no me  decido la dejo asi por ahora…

Es una pieza muy distinta a lo que uno imaginaría
en mi casa,
distinta a lo que por lo general elijo,
pero me gusta muchísimo el contraste con el resto de mis muebles.

El factor sorpresa, cuando diseñamos un espacio, es importante.
Agregar una pieza diferente, sorpresiva, original, a un ambiente
aporta el efecto “no esperado”.
Te saca de la zona de comfort y obliga a repensar el espacio
no solo al que lo habita sino al que lo visita…
…pero para éso a veces hay que vencer prejuicios…
Nadie puede negar que es atrevida.
No se si era el look que imaginó el que la hizo,
pero es definitivamente el look que yo andaba buscando.
Mi mesa rara se dejó transformar
y por suerte me tomé un ratito y me animé a algo distinto!

Ahora te toca a vos…

qué te animaste a transformar?

Nos leemos el Lunes…
“No es nunca tarde para renunciar a nuestros prejuicios”
~Henry Davis Thoureau~

https://static.inlinkz.com/cs2.js