Más allá del termómetro

El otro día conversaba con mi hermana sobre como me cuesta inspirarme para la Navidad desde que vivo en Argentina!

Es que por 25 años, mis Navidades fueron frías!

El decorar la casa era un rito que comenzaba encendiendo la chimenea, con la taza de chocolate caliente en  mano y con mi canción navideña favorita White Christmas sonando de fondo…

Cómo quieren que piense en la Navidad cuando tengo las ventanas abiertas de par en par y una brisa perfecta me llama a pensar en las vacaciones????

DSC_0434

A pesar de todo, me sacudí la arena y salté las olas mentales para salir en busca de mi espíritu navideño, porque si…es hora de decorar para las fiestas!

DSC_0376

Empecé con la chimenea, como siempre lo hice, y jugué con muy pocos elementos para lograr algo liviano y fresco:

ramas de árbol pintadas en blanco y plateado…piñas plateadas…frascos con velas…caracoles…

y mi colección de mini bolas navideñas antiguas para darle un poco de color…

DSC_0398

DSC_0399

Mis adornos de vidrio, este año fueron separados todos por color.

 Algunos en el cristalero…

DSC_0403

DSC_0407

y algunos otros adentro de la Casa Blanca.

DSC_0410

DSC_0416

Sobre la mesa del comedor, en uno de mis frascos de vidrio, todos los rosas oscuros y un pico de árbol alemán muy antiguo…

DSC_0428

 

Mis adornos favoritos, en colores pasteles, de aquellos de cuando éramos chicos…

como los que papá colgaba tan cuidadosamente del árbol con ganchitos metálicos, llenaron como todos los años mi otra campana de vidrio

DSC_0422

DSC_0420

Me llevó bastante juntar ésta colección de adornos antiguos y los disfruto tanto que un año los dejé decorando la entrada de casa hasta Junio. La luz entraba cada mañana por la puerta y se reflejaba en ellos de una manera tan especial que era imposible imaginar no tener ésa sorpresa cada día!

De las Navidades frías, solo queda un ciervo…y el perfume a Gingerbread del incienso que me regaló mi alumna y colega Liggia

No tengo árbol éste año, pero tengo la esperanza intacta y los recuerdos  de fiestas pasadas llenos de lucecitas blancas que se prenden y apagan para indicarme que la magia de la Navidad está viva, más allá de lo que indique el termómetro.

DSC_0438

DSC_0409

MARCELA CAVAGLIERI LOGO-01