Finde Frugal 208

Juro que no se me ensució la pintura. Es más …juro que no es pintura!

DSC_0262

 

Juro además que es verdad que a los chicos hay que darles de probar de todo porque tal vez te sorprenden!

Mis hijos sufrieron lo que hoy en día sería llamado “bullying” en la escuela por comer ensalada de remolacha con huevo duro. Situación que  en ese momento controlamos con una vieja y siempre pedagógica frase de las madres de mi edad que nunca falla:

-Decile al tarado que te carga que voy a ir a la escuela y le voy a meter las remolachas….

Porque las madres de mi edad sabemos que después de todo es importante

desparramar amor como desparramamos Nutella en la tostada”

 

rebolachas

 

Quince años más tarde mis hijos son fanáticos no solo de las remolachas, son fanáticos de los vegetales en general (una incluso es vegetariana) y sobre todo fanáticos de la comida con color…debe ser el espíritu artístico que les aflora.

Quince años más tarde, el que les hacía bullying seguramente sigue comiendo las hamburguesas de Mc Donalds para desayuno, almuerzo y cena además de correr a esconderse cada vez que me ve acercarme…pero eso es tema de otro post…o de terapia.

 

remolachas

 

La cuestión es que las remolachas nos siguen acompañando en todas sus formas y la que te comparto hoy, es la receta que hice anoche, para nuestra primera noche fresquita.

Después de pelar y cortar unas 4 remolachas, las corto en pedazos, las coloco en una fuente para horno. Aderezo con un chorrito de nada de aceite de oliva, sal, pimienta, romero y dientes de ajos

Horneo unos 40 minutos hasta que las remolachas estén blandas.

Retiro del horno, las coloco en la licuadora, agrego solo 2 o 3 de los dientes de ajo y leche hasta completar el vaso de la licuadora.

remolachas con ajo

 

Licúo, pruebo, corrijo el condimento si necesita.

A la hora de servirlo (porque la podés hacer con anticipación y guardarla en la heladera en un bowl hasta la hora de comer), la caliento en una olla y sirvo.

DSC_0261

 

Para que quede más linda servida, le agrego a cada plato unos chorritos de crema de leche y unas hojitas de perejil…

DSC_0258

 

Qué hago con los dientes de ajo que sobraron?

Sirven para picotear antes de la cena: untados en un pedacito de pan son la gloria!!! Y no tienen el fuerte gusto a ajo ni el olor! El ajo asado se vuelve suave, hasta dulzón.

DSC_0254

 

Si sos fan de las remolachas, ésta receta te va a encantar. Hasta mi marido la toma y eso que según él, “no le gustan los lácteos”

Te juro además que nunca le dije a Edu:

“tomate la sopa de remolachas porque te la voy ….”

Jamás haría eso, se la toma de propia voluntad porque le encanta!

DSC_0265

 

Nos leemos el Lunes…

MARCELA CAVAGLIERI LOGO-01

Créditos: las fotos de las remolachas crudas y la de la fuente de horno son cortesía de Google