La vuelta

Volver de las vacaciones es encontrarse con la gran R:

la Rutina.

La tan mal afamada rutina! Sujeto de infinitos estudios, charlas de diván, artículos de revistas y culpable según ellos de cosas tan temidas como el aburrimiento, la depresión o el divorcio…nada más ni nada menos…

Del francés routine, una rutina es una costumbre o un hábito que se adquiere al repetir una misma actividad o tarea muchas veces”

En muchos casos y para la mayoría de la gente, la rutina es algo mandatorio: para llegar a la oficina a las 9 de la mañana por ejemplo, sabemos que debemos despertarnos a una determinada hora, que tenemos determinado tiempo para desayunar, que debemos tomar determinado tren a determinado horario…etc etc…no hay mucha vuelta…

Ahora, si la rutina es taaaaaannnnn mala onda como dicen y estamos condenados a ella, tenemos salvación?  Si. Porque la rutina tiene también cosas positivas  que casi nunca son mencionadas: aporta orden, seguridad y ahorra tiempo.

El desafío está en que la rutina sea lo menos rutinaria posible. Sería algo así como ponerle brillantina a esas cosas o momentos super cotidianos sobre los que si tenemos algún control…y que generalmente suceden en nuestro propio hogar o en el hogar de aquellos que amamos.

 

dscn8780

En solo unas semanas comienzo mi noveno año como bloguera y éste es el espacio donde aprendí a hacer exactamente eso: reenamorarme de mi hogar, de mi trabajo. Reenamorarme de mi día a día.

Por nueve años éste blog ha sido parte de mi rutina y sé que también de muchas de ustedes y por éso estoy agradecida. Este año, espero no sea la excepción. Tengo una bolsa de brillantina esperando para ser desparramada sobre cada rincón de nuestros hogares, latas y latas de pintura para pintar nuestra rutina con la más linda de las paletas y estoy lista para que juntas, elevemos lo cotidiano!

Después de todo…

Volver es inevitable. Hacer que sea placentero, opcional.

marcela-cavaglieri-logo-01

Anuncios